Ultra de 60K en Transnavajas

Ultra de 60K en Transnavajas

Ultra de 60K en Transnavajas - Crónica

Amigos de Trail Running México, les quiero contar mi experiencia de mi primer Ultra de 60K en la Transnavajas 2017, con los amigos de Trail Rub Hidalgo

El día que decidí que iba a hacer mi primer Ultra sabía que lo lograría sin importar las circunstancias

Mi salida era a las 5:00 horas
Como no vivo tan lejos de la salida decidí dormir en casa y viajar temprano, desperté a las 2:30, iba saliendo a las 3:30 para llegar a la salida a buena hora, llegue como 4:30, buen tiempo para acabar de ponerme mi equipo (chaleco de hidratación, electrolitos, agua, barra energética, manta térmica, rompevientos, los tenis de montaña, gorra, migö’s, lámpara frontal, reloj y celular bien cargados) que había checado y acomodado la noche previa, en el recorrido del estacionamiento a la salida iba pensando cómo sería mi carrera, sabía que iba a ser dos horas en la oscuridad, yo uso lentes y ahí estaba mi primera decisión, correr con lentes para ver bien en la oscuridad y cargarlos durante 8-10 horas o correr sin lentes y “sufrir” tantito las dos primeras horas, opte por la segunda....

Dieron las 5:00 y dieron el banderazo de salida, comenzaba mi aventura, sabía que los primeros 15K iban a ser subida así que agarre un paso que me permitiera llevar un ritmo adecuado para ir por debajo de las horas establecidas por los cortes en los puestos de control, llegue al primer abasto que era el kilómetro 4, seguía el camino en ascenso, y en la junta previa de la carrera el director de carrera dijo de un pico que había que subir que era muy técnica, pero perdí la noción de en qué kilómetro estaba, cuando reaccioné encontré un columpio en la ruta y veía las luces de los demás corredores hacia arriba pensé “ah mira aquí está la escalada” era una subida como de 200m a 250m en un kilómetro, quizá fue más o quizá menos pero si estuvo muy exigente y divertida la subida, eran rocas enormes que había que escalar, llegando arriba me tome un momento para retomar aire y enfocar los reflejantes para retomar la ruta, aquí ya empezaba la neblina, frío y aire, alcance a dos compañeros y seguí atrás de ellos, venía una bajada igual muy técnica, una chica delante de mí resbaló y mi instinto fue ofrecerle ayuda para bajar, ella aceptó la ayuda y pase adelante para ir agarrándonos en la bajada, después me toco resbalar a mí, casualmente ella también ocupaba lentes pero igual había decidió no correr con ellos, llegamos abajo con bien, de ahí nos acompañamos unos kilómetros y llegamos al puesto de control del kilómetro 10, empezaba a clarear un poco y ya veía mejor el camino así que decidí quitarme el migö y la lámpara, me puse mi gorra y platicando supe que ella se llamaba Sama, ella llevaba un mejor ritmo que yo, en las subidas se adelantaba y en las bajadas la alcanzaba pero siempre me llevaba ventaja, no le aguanté mucho rato su ritmo de carrera y le dije que nos alcanzábamos en la ruta, seguí subiendo y casi al kilómetro 15 llegue a la altura de 3,161m hacia frío, neblina y una vista espectacular que dejaba ver la salida del sol y las nubes lo tapaban que hacia recordarme porque amo la vida de trail, disfrute mucho el paisaje y pare a tomar fotos y videos, había que bajar de nuevo y llegamos al pc del kilómetro 18, aún traía como dos litros de hidratación conmigo y como el próximo abasto estaba en el 28K pensé que era suficiente y así no cargar tanto, así que sólo comí un poco de lo qué había y decidí seguir bajando, cruce por un río y el agua fría refrescaba mis pies, baje de nuevo a los 2611m y ahí comenzaba el ascenso de nuevo, llevaba como 21K y sentía que ya hacía calor así que pare a quitarme el rompevientos y guardarlo, de ahí los siguientes 7K se me hicieron eternos, me comenzaba a sentir cansado y mis abastos de agua se empezaban agotar, tenía hambre, busque las barras energéticas en mi chaleco y me di cuenta que no las había echado, solo me quedaba medio litro para preparar HEX pero no quería usarlo aún porque mi plan era ocuparlo al regreso, por un momento pensé “que carambas hago aquí” encontré en la ruta una rama que se acomodaba para un bastón decidí tomarla y ayudarme con ella, me sentía mal, cansado, débil sabía que tenía que comer algo, llegue a una parte de la ruta donde había un tambo de basura y decidí tomarla como señal del destino, decidí preparar el HEX y ahí mismo dejar mi basura, ese respiro y el HEX me ayudaron muchísimo a seguir la subida, veía no muy lejos la cima de la montaña y eso significaba que no estaba lejos de la hidratación y pc, ademas que mi reloj marcaba 29.67K... En una vuelta previa vi que un compañero venía comiendo sandía y dije ya llegue, y así era, comí lo que fuera necesario para levantar mis niveles de hidratación me tome el tiempo necesario (fueron como ocho minutos) agarre aire y seguí con la ruta ahora venían 2K de bajada, llegue al retorno y había revisión del material obligatorio, si no llevabas lo que te pidieran tenías que esperar 5minutos de penalización, a mí me pidieron mi manta térmica y como Rolando Reynoso Martínez como si la llevaba pude regresar de inmediato, ahora 2K de subida, cabe destacar que ya me sentía súper bien, de nuevo había agarrado energía, regresé al pc ahora ya era del 32K, volví a comer algo y a recargar bebida energética, sabía que esos kilómetros que me hicieron sufrir de subida los iba a disfrutar en la bajada, se sentía aún calor pero se alcanzaba a ver algo nublado, mi pensamiento fue “con suerte llueve” seguí bajando y llegue de nuevo a comenzar a subir por ahí del 39K o 40K, me emocionaba saber que era la última subida, sabía que tenía que guardar energía para que mis piernas aguantaran la bajada, llegue al pc del 42K y comí algo de nuevo, iba a subir de nuevo así que salí casi enseguida, como a 500m comenzaba a gotear, y justo antes de subir a la última brecha técnica se soltó la lluvia como tal, sentía tan rica el agua fría, no pasó por mi mente ponerme el rompevientos, una vez llegando a la cima de los 3161m se sentía de nuevo el aire, el frío y las gotas de la lluvia se sentían como hielos, empezaba a sentir heladas mis manos, pensé en ponerme el rompevientos pero pensé que sería en vano porque estaría igual de mojado que yo, así que decidí dejar de trotar y correr para calentarme bien de nuevo, llegue a la parte de la ansiada bajada y recordé todas las veces que salí a entrenar cuando llovía, ahí descubrí y agradecí la importancia de conocer tu cuerpo y conocer tu equipo de corredor, estar acostumbrado a correr equipado, y de ahí solo me faltaban como 15K o menos, disfrutaba tanto la lluvia que deje de ver cuantos kilómetros llevaba, llegue al pc del 50K, me emocionaba saber que “solo” me faltaban 10K para lograrlo, comí y bebí algo, eran las 13:25 cuando salí del pc, agarre un ritmo que me permitiera lograrlo y así fui bajando estuve cerca de caer con el lodo que se había formado por la intensa lluvia, faltando 5K comencé a sentir dolor en mis piernas como una sensación de tirón, camine como un minuto y volví a trotar y con ello se me pasó la sensación, llegue casi enseguida al ultimo pc el de los 56K, marcaron mi número y salí enseguida, el staff me ofreció alimentos y bebida pero ya quería llegar, ansiaba lograr llegar y convertirme en UltraMaratonista y ansiaba llegar para echarme esa chela en la meta, iba muy bien la lluvia me dio un tercer aire y ya estaba muy emocionado y feliz que iba llorando de alegría y emoción antes de llegar, mis lágrimas de alegría se mezclaban con mi sudor y con la lluvia, que bien se sentía eso, los últimos 50 metros saben a gloria, con los aplausos de la gente y la sonrisa que uno lleva, ese momento es indescriptible, recordé todo el esfuerzo, sufrimiento, dolor, cansancio, alegría, no solo de este día, si no de todo el esfuerzo realizado durante años para poder lograr un objetivo más, llevaba conmigo un par de pulseras que me recordaron una y mil veces no rendirme, porque son especiales en mi vida, mensajes de personas que me apoyaron y confiaron en mí, me sentía realmente arropado, y el esfuerzo y trabajo que me ha costado ser #UltraTrailRunner todo eso lo pensé en esos 50m finales y la sensación fue una victoria para mí, crucé la meta y no pude evitar lágrimas de alegría, recibí mi medalla y un migö de finisher, esto fue una alegría enorme!! Al comenzar la carrera tenía en mente hacerla en mínimo 10Hrs y mi sorpresa propia fue que lo logre en 9:33 Hrs, el mayor reto de mi vida runner hasta el momento...

#NeverGiveUp
#VivaLaTrailRun
TrailRunning en México

Agradecemos a Rolando Reynoso Martínez por redactarnos su experiencia y felicitarlo por su gran aventura.

 

TrailRunning México

 

“...Uno siempre puede agarrar motivación leyendo vivencias de alguien más, esperando que muchos se animen a ir por más, y logren lo que se propongan, gracias por compartir“

Rolando Reynoso.

¿Quieres participar en la sección Crónicas de Trail?

Es muy sencillo si tienes alguna historia acerca del trail - carrera o experiencia que quieras compartir. Ponte en contacto: info@trailrunning.com.mx
 

Comments are closed.